domingo, 4 de junio de 2017

EL CAMBIO DE LOS FISCALES DEL TRES POR CIENTO

Una de las sorpresas de los últimos tiempos en la Fiscalía fue la decisión del dimitido Fiscal Jefe Anticorrupción de quitar a los fiscales que llevan el conocido asunto del "3 por ciento", que ellos mismos con su trabajo inteligente han conseguido sacar adelante y que recientemente ha supuesto la admisión como investigado aforado por el TSJ de un auténtico peso pesado en la política y la justicia en Cataluña, Germà Gordó, exconsejero de Justicia de la Generalitat y ex número 2 de Convergencia Democrática de Cataluña, además de esposo de una vocal del Consejo General del Poder Judicial.  La situación en mi tierra, Cataluña, es muy complicada, pero creo que la Fiscalía debe funcionar siempre con la seguridad de que quien infrinja la ley va a ser perseguido, sin extrañas inhibiciones o cambios inexplicables en sus pretensiones procesales.  Cuando durante tanto tiempo se ha debatido sobre la pasividad de la Justicia en relación con la persecución de los delitos de corrupción en Cataluña, siempre bajo la sospecha de la presión política para ello, resulta que unos fiscales promueven una investigación muy difícil que se lleva desde un Juzgado de El Vendrell (Tarragona) por un Juez de Instrucción, que consigue penetrar como un cuchillo en el muro de silencio que son las tramas de corrupción y consigue que el  TSJ de Cataluña inicie una investigación contra un importante aforado.  Y en esas, una de las primeras decisiones de el dimitido Fiscal Jefe es la de cambiar a esos fiscales del caso.  Muy poderosas tenían que ser esas razones pero  no se explicaron bien.   Lo cierto es que ahora el Fiscal Jefe ya no está, y salvo que la orden de remoción viniera desde arriba (en cuyo caso las razones mal dadas no serían otra cosa que un pretexto y habría que empezar a indagar por las verdaderas razones, y si son de naturaleza política o profesional), el nuevo Fiscal Jefe que ha de ser elegido en Anticorrupción puede tener una opinión diferente sobre la continuidad de los fiscales en el caso.  ¿Y si el nuevo Fiscal Jefe "confía" -como confiamos muchos- en el trabajo de los fiscales del 3%, que llevan mucho tiempo estudiando y trabajando el asunto y que lo impulsaron ante el Juez de Instrucción?  ¿Se abrirá otra crisis en la Fiscalía?  ¿Es esto razonable? Nadie me va a preguntar nada, pero a mi el trabajo de esos compañeros, visto desde fuera y conociéndoles personalmente como les conozco, me parece que ha ido bien hasta ahora.   La decisión depende ahora del Fiscal General. Ojalá acierte.

No hay comentarios: